Demasiado aceite de oliva refinado pese a las ventajas del virgen extra

Los aceites de oliva virgen son aquellos que se obtienen a partir del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos.

El Aceite de oliva virgen extra es un producto especialmente apreciado por sus virtudes saludables, fundamentalmente su capacidad de proteger el sistema cardiovascular gracias a su efecto regulador del colesterol total del organismo, avalado por cientos de estudios científicos y médicos, que recomienda su consumo. Sin embargo, no todos los aceites de oliva son iguales ni tienen las mismas propiedades.

España se ha consolidado como el mayor productor mundial de aceite de oliva, con producciones superiores a 1,3 millones de toneladas por campaña, más del 35% del total mundial. Y curiosamente, en el mayor país productor, el consumo de los aceites de oliva de más calidad, los vírgenes extra, se reduce a menos del 30% del total. Cerca de siete de cada diez litros de aceite de oliva que se consumen en el mercado español son refinados, sometidos a procesos de reesterificación químicos, y que gracias a la aportación de pequeños porcentajes de aceite de oliva virgen extra consiguen ese sabor y ese olor tan característicos.

Incluso hoy en día, muchos consumidores siguen pensando que los aceites de oliva ‘suaves’ e ‘intensos’, los que antiguamente eran conocidos como 0,4% y 0,8%, son los de mejor calidad, mientras que los vírgenes extra son demasiado fuertes.
Las propias grandes envasadoras han alentado en muchas ocasiones el consumo de aceites de oliva refinados, más baratos de obtener en origen, mediante fuertes campañas de publicidad. Incluso se da la paradoja que las primeras marcas de aceites de oliva refinados resultan más caras en la actualidad que otras de virgen extra. Es como si el vino de mesa en tetra brik resultara más caro que un Rioja o un Ribera embotellados.

Sin embargo, durante la última década el consumo de aceite de oliva virgen extra ha pasado de representar en torno al 10% a suponer el 30% del mercado, gracias sobre todo a la entrada en el mundo de la comercialización de las cooperativas productoras aceiteras, y también al empeño de las más de 25 denominaciones de origen de aceite de oliva virgen extra existentes en el mercado español, que promocionan sus aceites con especial atención a sus diferenciadas virtudes organolépticas, dependiendo de la variedad mayoritaria empleada en su elaboración, ya sea picual, arbequina, cornicabra, hojiblanca,etc.


Deja un comentario