Composición del Aceite de Oliva Virgen

El aceite de oliva virgen, es un  producto  natural, que conserva todas las vitaminas y propiedades de la aceituna. Este aceite es también conocido por su alto valor nutritivo y por sus efectos beneficiosos para la salud del consumidor, confirmándose como la grasa más cardiosaludable de todas las que en la actualidad se consumen, además de sus ventajas gastronómicas.

En la composición del aceite de oliva virgen, hay  que diferenciar  entre la fracción mayoritaria, los triglicéridos, formados  por los ácidos grasos, del que es mayoritario el ácido oleico, ácido graso monoinsaturado de enorme interés nutricional y los componentes menores. Entre estos últimos  destacan las vitaminas E y A y los compuestos fenólicos (polifenoles), con amplia actividad antioxidante, que se encuentran en cantidades elevadas en el aceite  de oliva virgen por su forma de obtención y por ser el único aceite que puede ser consumido  tal y como se produce, sin someterlo a procesos industriales de refinación, en los que se disminuyen, significativamente, estos compuestos. En el resto de aceites vegetales comestibles, al sufrir un proceso de refinación se eliminan la mayor parte de vitaminas y polifenoles.

Un consumidor debe saber que cuando lo que se ingiere es aceite de oliva (no aceite virgen por tanto), el componente en ácidos grasos es el mismo, pero la cantidad de componentes menores es bastante menor por lo que su capacidad saludable disminuye. En cuanto a si el aceite debe ser virgen extra o virgen, puede tener importancia desde, un carácter gastronómico, pero nunca nutricional. Desde esta perspectiva y por tanto de salud, los efectos beneficiosos son exactamente iguales, pues esto depende de su riqueza en ácido oleico y componentes menores, y no de sus cualidades organolépticas, que es lo que define entre otros parámetros la categoría de aceite de oliva virgen extra y virgen.


Deja un comentario